Bienvenidos al Blog Oficial de la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de Gracia de Carmona

miércoles, 7 de septiembre de 2016

SALIDA SAN FRANCISCO DE ASÍS

El próximo Sábado 8 de Octubre, a partir de las 19:00 horas, acompañaremos por primera vez a la imagen de San Francisco de Asís. La imagen recorrerá las calles del barrio de San Francisco con motivo de su onomástica.
Situada en el lado de la Epístola junto a la puerta de entrada de la capilla de San Francisco, encontramos esta hornacina en la pared de ladrillo visto, con arco de medio punto donde está ubicada la preciosa imagen de San Francisco de Asís. A sus pies se encuentra situada la sepultura de D. Antonio Eslava Rubio, hermano de la corporación y creador de las imágenes del Señor y del resto del misterio.
La imagen de San Francisco es una fantástica talla de principios del siglo XVII de autor anónimo y de escuela granadina. Esta preciosa imagen del Santo es una talla anatomizada y revestida con austero hábito de la orden franciscana, con un cinturón de hilo de oro y un rosario a la derecha. Porta en su mano derecha un banderín bordado con el escudo de la orden, como fundador de la misma.
La imagen del Santo, tiene los estigmas que sufrió San Francisco, en manos, pies, y por una pequeña abertura en su costado, apreciamos el quinto de sus estigmas.
Porta sobre su cabeza un precioso nimbo en plata con un óvalo central donde se representa una cruz y el brazo de San Francisco cruzado con el de Nuestro Señor.
Sobre sus mejillas caen lágrimas, posee ojos de cristal y en su mano izquierda porta un crucifijo.
La imagen del Santo proviene del extinguido convento de Concepción, donado por las hermanas de la orden a la Cofradía, con la que tenía grandes lazos de unión.
Esta imagen sufrió los desgraciados acontecimientos de la guerra civil, quedando dañada y siendo posteriormente restaurada por el artista carmonense Antonio Eslava Rubio. Por eso, debajo de la imagen reposan los restos de D. Antonio Eslava, donde fueron trasladados el 27 de Abril de 2008.
La dulzura que desprende la imagen y la belleza unida a la calidad artística de la obra, sirven de cobijo a este gran escultor de Carmona, que tanto bien hizo en la Hermandad y por supuesto en la Orden Concepcionista, ya que restauró algunas imágenes del convento incluida esta de San Francisco.